Fernando Haddad, candidato presidencial del Partido de los Trabajadores, saluda a sus simpatizantes durante un acto de campaña en Sao Paulo, Brasil, el domingo 16 de septiembre de 2018.
Fernando Haddad, candidato presidencial del Partido de los Trabajadores, saluda a sus simpatizantes durante un acto de campaña en Sao Paulo, Brasil, el domingo 16 de septiembre de 2018.

El candidato a la presidencia del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, descartó este martes la posibilidad de otorgar un indulto al encarcelado exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, su mentor político, si gana las elecciones de octubre.

“No al indulto”, afirmó en declaraciones a la radio CBN y al sitio G1 sobre la posibilidad de conceder una medida favorable al líder de la izquierda, quien purga actualmente más de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

“Lula no va a abandonar la defensa de su inocencia. Él es el primero en decir ‘no quiero favores, quiero que los tribunales brasileños y los foros internacionales reconozcan que fui víctima de un error judicial'”, explicó Haddad.

El exalcalde de Sao Paulo afirmó el lunes, tras visitar a Lula en la cárcel de Curitiba, que el expresidente “es un interlocutor permanente de todos los dirigentes del partido y nunca dejará de serlo”.

Haddad, de 55 años, fue nombrado la semana pasada como candidato del PT luego de que la postulación de Lula fuera invalidada por la justicia electoral.

“Yo como ciudadano voy a mantenerme en la campaña por la libertad del presidente”, señaló a CBN.

Haddad registra una intención de voto del 17,6% para la primera vuelta del 7 de octubre, detrás del ultraderechista Jair Bolsonaro, con 28,2%, según una encuesta del instituto MDA divulgada el lunes.

Jair Bolsonaro

El candidato de extrema derecha, Bolsonaro, indicó en una transmisión en vivo a través de Facebook este domingo  que ve un riesgo de fraude que podría colocar como ganador de las elecciones a Haddad.

“La gran preocupación no es perder en las urnas, sino mediante el fraude. La posibilidad de fraude en la segunda vuelta, quizá incluso en la primera ronda, es concreta”, declaró Bolsonaro en su primer discurso ante simpatizantes desde un hospital donde se recupera de un ataque con cuchillo perpetrado el 6 de septiembre.

“El Partido de los Trabajadores descubrió el camino hacia el poder, y es la votación electrónica”, apuntó.

Bolsonaro no presentó pruebas que apoyen sus dichos aunque desde hace años ha manifestado desconfianza hacia el sistema de votación electrónica de Brasil. El legislador impulsó una iniciativa para que se entregue a los electores un recibo después de depositar su voto, medida bloqueada después por el máximo tribunal con el argumento de que podría propiciar el fraude.

Como respuesta a esta denuncia, Haddad acusó al candidato derechista de “jugar con la democracia” y señaló que Bolsonaro y su compañero de fórmula, el candidato a vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourao, aumentan el peligro del autoritarismo en Brasil, que en 1985 había dejado atrás una dictadura de dos décadas.