A man lights candles on behalf of the faithful at Basilica of Guadalupe that is temporarily closed to avoid crowds on the…
Un hombre enciende velas en nombre de los fieles en la Basílica de Guadalupe que está temporalmente cerrada para evitar multitudes en el tradicional día de celebración de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre, mientras sigue el brote de coronavirus.

La peregrinación de la Virgen de Guadalupe, tradición centenaria en México y una de las celebraciones religiosas más multitudinarias del mundo, que se celebra el 12 de diciembre, se ha convertido en una nueva víctima de la pandemia del COVID-19, así lo anunció la iglesia católica que informó a su fieles que el templo permanecerá cerrado como medida de prevención.

El principal líder católico del país, el cardenal Carlos Aguiar, arzobispo de Ciudad de México, dijo que cerrar el santuario por primera vez fue una decisión dolorosa pero inevitable, ya que las infecciones por coronavirus se han intensificado en la Ciudad de México.

"Todos compartimos la misma preocupación y estuvimos de acuerdo" dijo el jerarca católico a la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo con datos que maneja el gobierno mexicano, casi once millones de devotos de la Virgen de Guadalupe ingresaron a la basílica de la capital y a su plaza adyacente el año pasado, en los días previos a su fiesta del 12 de diciembre y esta sería la primera vez en la historia del templo en que sus puertas permanezcan cerradas en esta fecha.

"Consultamos con los historiadores que están allí [en la Basílica], incluidos dos sacerdotes, que revisaron todos los registros históricos de las celebraciones de Guadalupe en diciembre. Nunca cerramos la iglesia. Es la primera vez en cinco siglos", explicó Aguiar.

Pese al cierre, diversos grupos que portan imágenes de la Virgen de Guadalupe están caminando a pie hacia la basílica desde rincones lejanos de México, para cumplir alguna promesa de rendir homenaje a uno de los símbolos femeninos más venerados en el catolicismo.

Blanca Rico, devota de la Virgen afirmó a la agencia noticiosa no tener miedo a un contagio y lamentó el cierre. '' No tengo miedo porque la vida es de Dios. Dios nos la da y en el momento que quiera quitárnosla, nos la quitará".

El cardenal dice que la institución es consciente del riesgo que representa el coronavirus, en especial después de que los últimos datos mostraran que la pandemia se estaba intensificando, lo que facilitó el consenso entre los líderes cívicos y eclesiásticos.

Para garantizar la seguridad del templo y evitar cualquier alteración del orden, durante el cierre de este 12 de diciembre 1.200 policías y efectivos de la Guardia Nacional -ayudados por una cerca perimetral recientemente instalada- protegerán el área.

La misa alusiva a las festividades, que incluye un concierto, será retransmitida de manera virtual, con la ayuda de una cadena local.

Aguiar dijo que las restricciones para evitar la propagación del virus han obligado a la iglesia, como a otras muchas instituciones, a echar mano de herramientas online.

México es actualmente el cuarto país del mundo con más muertes por coronavirus. A la mañana del sábado se reportaban 1.229.379 contagios por COVID-19 y 113.019 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins.