El candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Fernando Haddad, sale de la sede de la Policía Federal, donde el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva está preso, después de visitarlo en Curitiba, Brasil el 17 de s...
El candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Fernando Haddad, sale de la sede de la Policía Federal, donde el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva está preso, después de visitarlo en Curitiba, Brasil el 17 de s...

SAO PAULO - La campaña presidencial brasileña, que ya ha sido la más divisiva desde el fin del gobierno militar de hace tres décadas, se ha polarizado aún más, lo que suscita preocupaciones sobre el futuro de la democracia en el país.

A menos de tres semanas antes de la votación, las encuestas muestran que el centro se ha derrumbado, y que el electorado se dirige hacia un extremo izquierdo o derecho.

A la derecha está el líder Jair Bolsonaro, un capitán retirado del ejército, que ha salido de un intento de asesinato del 6 de septiembre más radical que nunca.

El candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, en el centro, levanta la mano a su esposa Michelle y su hijo Flavio ante sus partidarios durante la convención del Partido Nacional Social Liberal, donde aceptó la candidatura del partido. Julio 22 d...

​​Por otro lado, el PT calificó las elecciones como un fraude porque a su fundador encarcelado y político más popular de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, no se le permitió presentarse debido a una condena por corrupción. El partido ha convertido a "Lula libre" en su grito de guerra.

La postura del PT ha avivado las preocupaciones entre una amplia franja de votantes, que culpan al partido por la corrupción política generalizada y temen que si el candidato del PT, Fernando Haddad, gana, él perdonaría a Lula. Haddad el martes negó rotundamente que lo hiciera, aunque dijo que el ex presidente sería un consejero esencial para su gobierno, incluso desde la cárcel.

Perdido en la atmósfera cada vez más tóxica antes de la votación de la primera vuelta del 7 de octubre, cualquier elección de Brasil unirá a un país profundamente dividido, aumentando el riesgo de que el próximo gobierno se paralice por la lucha interna y la oposición, incapaz de avanzar contra el doble crisis económicas y políticas que enfrenta Brasil, la octava economía más grande del mundo.

"Muchos pensaron que para cuando nos acercáramos a las elecciones, encontraríamos un término medio, y eso no es lo que estamos viendo", dijo Mónica de Bolle, directora del programa de estudios latinoamericanos de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins. .

En cambio, Bolsonaro, de 63 años, se dirige a una posible segunda vuelta el 28 de octubre contra Haddad, de 55 años, un enfrentamiento que las encuestas muestran que está estancado. Las elecciones se han vuelto "muy peligrosas", dijo De Bolle.

Eso es principalmente porque Bolsonaro, quien ha elogiado repetidamente el régimen militar de Brasil, y su compañero de fórmula, Hamilton Mourão, un general retirado del ejército, han hablado abiertamente sobre "restringir las libertades civiles y reescribir la Constitución de una manera autoritaria", dijo de Bolle.

Mourão ha dicho que las fuerzas armadas deberían llevar a cabo un golpe si la judicatura del país no puede poner fin a la corrupción política.

"No se niegan a decir estas cosas abiertamente y no los critican por decirlos", agregó.

Para Sergio Praça, un politólogo de la Fundación Getulio Vargas, una destacada universidad brasileña, el peligro más presente sería cualquier intento de Haddad de perdonar a Lula.

"Hasta hace unos días, habría dicho que cualquier amenaza contra la democracia brasileña era una broma", dijo. "Ahora, hay un ambiente tenso. La retórica del compañero de fórmula de Bolsonaro es muy inusual, no es normal.

"Pero lo que más me preocupa es el perdón de Lula. No porque quiera ver a Lula en prisión por mucho tiempo, sino porque sería un golpe serio contra el sistema judicial que provocaría suficiente apoyo dentro de la sociedad civil para un ejército golpe”, añadió.