Una simpatizante del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro, llora de alegría tras el resultado de los comicios en Río de Janeiro, Brasil, el domingo 28 de octubre de 2018.
Una simpatizante del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro, llora de alegría tras el resultado de los comicios en Río de Janeiro, Brasil, el domingo 28 de octubre de 2018.

Líderes de la región celebraron la victoria del utraderechista Jair Bolsonaro en Brasil, cuando el país y la región se dividen entre el rechazo a la ola de corrupción que impulsó a muchos a optar por la derecha y los temores de un eventual retroceso de los derechos civiles y la libertad de expresión.

Desde su Partido Social Liberal, Bolsonaro llega al poder con las promesas de limpiar la política, reducir el Estado y reprimir el delito en un dramático giro desde la izquierda en la cuarta democracia más grande del mundo.

Pero también, el capitán retirado del ejército de 63 años, ha alarmado a muchos con otras promesas que incluyen barrer a los opositores políticos del mapa y comentarios denigrantes sobre las mujeres, los gay y las minorías raciales.

Lea también: Jair Bolsonaro, nuevo presidente de Brasil

"Nuestro gobierno estará formado por personas que tienen el mismo objetivo que los que me apoyan ahora. El objetivo de transformar a Brasil en una nación grande, libre y próspera. Pueden estar seguros de que trabajaremos día y noche para esto", dijo Bolsonaro.

Bolsonaro es visto como la versión tropical del presidente estadounidense, Donald Trump. En julio pasado, en una entrevista televisada el nuevo mandatario brasileño emuló a Trump en su principal consigna: "Al igual que él quiere hacer grande a América, quiero hacer grande a Brasil".

Y Trump estuvo entre los primeros en felicitarlo tras la elección el domingo en la noche

"(Ambos líderes) expresaron un fuerte compromiso de trabajar juntos para mejorar las vidas de las personas de Estados Unidos y Brasil'', dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, quien informó que Trump llamó a Bolsonaro para felicitarlo.

El propio Trump aludió en Twitter el lunes a la conversación que sostuvo el domingo con Bolsonaro y dijo que "trabajarán juntos".

"Tuve una muy buena conversación con el recién elegido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien ganó su contienda por un margen sustancial. ¡Acordamos que Brasil y Estados Unidos trabajarán juntos en Comercio, (temas ) militares y todo lo demás! Excelente llamada, le deseo felicidades!".

​​El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, felicitó también a Bolsonaro por su triunfo.

Líderes de América Latina acogen a Bolsonaro

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, envió en twitter un primer mensaje de esperanza sobre el fortalecimiento de nexos entre los dos países.

El presidente de Colombia, Iván Duque, deseó "bienestar y unión" a Brasil tras los comicios del domingo.

El mandatario argentino, Muricio Macri, expresó su deseo de trabajar "pronto juntos".

​​El presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, aludió en su mensaje a Bolsonaro a lo que catalogó como "una ejemplar jornada que refleja la fortaleza democrática" en Brasil.

Pero seguidores en Twitter lo fustigaron: "no hay nada por lo que felicitar a ese Trump brasileño", dijo el usuario @Jocru.

Revés para la izquierda en Latinoamérica

La victoria de Bolsonaro en Brasil es un duro revés para la izquierda en la región. El presidente de Bolivia, Evo Morales,  no aludió al nuevo presidente el lunes pero recordó al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción en su país.

El gobierno de Nicolás Maduro emitió un comunicado de felicitación a Bolsonaro el domingo.

El periódico estatal cubano, Granma, dedicó un breve artículo al triunfo de Bolsonaro titulado "Jair Bolsonaro ganó, ¿y Brasil?".

"Aunque se declaró nacionalista, las propuestas de Bolsonaro apuntan a una política económica entreguista al sector privado", dice el texto.

El Mundo al Día