Migrantes venezolanos llevan tres días estacionados en buses, esperando que las autoridades les habiliten el paso para llegar hasta Cúcuta. [Fotos: Diego Huertas, VOA]

Más de 700 venezolanos retenidos en 16 buses, en unas de las salidas de Bogotá, exigen permiso al gobierno nacional para transitar por la carretera y lograr llegar a Cúcuta.

Detrás de un vehículo de servicio especial, se encuentra una joven venezolana bañando, con una cubeta de agua, a su bebé de meses. Muy cerca de ella, hay un grupo de cuatro personas más calentando alimentos en una fogata improvisada.

Como ellos, más de 700 migrantes venezolanos que llegaron en buses de servicio especial al peaje Coviandes, ubicado al norte de Bogotá, fueron retenidos por las autoridades. 

Allí, han pasado tres días, mientras esperan la llegada de funcionarios de Migración Colombia que habiliten el camino que los lleve de regreso a Venezuela.

"Eso es algo inhumano. Lo que nosotros estamos viviendo acá, estas 72 horas que tenemos es algo inhumano", dijo Jesús, uno de los líderes del grupo, a la Voz de América.

Desde el lunes, dice, han llegado varios buses cuyo número ha ido incrementado con el pasar de los días. 

La policía le informó a VOA Noticias que, el miércoles, había un total de 738 pasajeros en 16 vehículos de transporte especial.

Condiciones difíciles

En las noches, cuentan los migrantes, se acomodan en los automóviles en los que se transportaban para lograr descansar un poco, pese a la incomodidad y al frío que los aqueja.

Jesús dijo a la VOA que están viviendo un "calvario" con niños, personas mayores, mujeres embarazadas y pacientes crónicos que piden al Gobierno Nacional "dar un paso humanitario y que nos dejen viajar hasta Cúcuta. Esa es nuestra única petición".

Aunque afirma que están agradecidos con las personas que les han brindado comida y con el equipo de la Alcaldía de Chía, que realizó el tamizaje de temperatura para controlar el estado de los migrantes, dice que "es la hora de que Migración Colombia no se ha abocado a nosotros".

"No han venido a explicarnos cómo es la situación, qué es lo que está sucediendo. Hasta ahora. se nos dice que allá en el paso de la República Bolivariana de Venezuela no están dejando pasar venezolanos para allá (...) Hay familiares que nos dicen allá que sí están dejando pasar".

El hombre hizo un llamado al cuidado de esta población que se encuentra en riesgo: "Entendemos, señores, todo este tema de la pandemia, que en Norte de Santander, Cúcuta, no quieren tanta aglomeración de personas allá, pero nosotros estamos acá, 780 personas en el corazón de la pandemia de Colombia, que es Cundinamarca, Bogotá".

El líder del grupo de migrantes venezolanos dice que, durante estos tres días se han deteriorado las condiciones para alimentarse y descansar, así como asearse. "No tenemos para comer, estamos en situación de calle, estamos durmiendo en esos buses, al cual nosotros pagamos 130 mil pesos (Un poco más de 30 dólares) para nuestro traslado".

Los pacientes crónicos, añade, están descompensados. Personas sin dormir, niños irritados y con dermatitis. Allí, no hay baños ni agua.

Insertar
Thumbnail
Domingo, 05/03/2020 - 11:59
Anonymous (no roles) (no verificado)
Media Duration
00:01:15
"Ayuda para llegar a Cúcuta": venezolanos arman improvisado campamento para regresar a su país
Muchos migrantes venezolanos salen de Bogotá caminando. Sin embargo, ante la presencia de niños y la falta de oportunidades, algunos decidieron resguardarse en campamentos para esperar la llegada de buses que los lleven hasta la frontera y regresar a su país.

María Daniela, una migrante que lleva a su bebé de tres meses en brazo, le contó a la VOA que vivía en Bogotá con su esposo -que se desempaña como mecánico de motos- pero que, a falta de trabajo y oportunidades, decidieron regresar.  Nunca pensó que se iba a quedar 'varada' en unos de los peajes de la salida de la ciudad, al cual llegaron el martes.

"Es incómodo dormir en el bus. Nos han estado ayudando con comida, y casi no hemos podido dormir con la incomodidad y esperando a ver en qué nos pueden ayudar, si nos van a mandar o a ver", sostiene.

Confiesa que prefiere regresar a Venezuela con su bebé que quedarse en Bogotá: "A muchos venezolanos nos han echado de los arriendos y entonces nos toca". Dice que en su tierra la espera una casa propia.

 

La travesía

Las autoridades señalan que los buses de transporte especial no tienen permiso para transitar. Sin embargo, uno de los conductores afirmó a la VOA que fueron contratados a través de oficinas de turismo.

Hosney Belandria, uno de los migrantes que se transporta en los buses, dice que el lunes al medio día emprendieron la travesía. 

"Nos tocó esa noche a dormir en la (Calle) 170 por la parte de atrás del (supermercado) Éxito; nos escondieron con los buses. Luego, el martes en la mañana llegó la Policía y nos dirigimos a Fontibón (Un barrio de Bogotá). Nos tuvieron todo el día allá y luego en la tarde nos trasladaron".

Posteriormente, cuenta, llegaron de nuevo al norte de la ciudad y cerraron la vía para que los dejaran pasar, hasta llegar al peaje, donde se encuentran actualmente.

A pesar de intentar bloquear la vía el miércoles para conseguir el paso, las autoridades controlaron la situación.

Honsey señala que "fueron unos asesores quienes contrataron esos autobuses, pero ellos no tenían permiso. (A) nosotros nos lo hicieron creer que era así".

Por su parte, Jesús confiesa que contrataron a los conductores para transportarse. "En vista de nuestro desespero, no tenemos para pagar arriendo, servicios, no tenemos para comer. Estamos en situación de calle. ¿Cuál es nuestra única opción? Irnos hacia nuestro país".

"Puede ser verdad que los viajes no están autorizados", agrega, pero dice que el compromiso del grupo es "que se nos haga el tamizaje acá y nosotros no nos vamos a bajar de esos autobuses hasta la ciudad de Cúcuta".

Responde Migración Colombia

Migración Colombia ha informado que el protocolo del retorno voluntario de ciudadanos venezolanos lo implementan diferentes alcaldías y gobernaciones.

En un comunicado emitido en la tarde del miércoles, la entidad colombiana explicó que los procedimientos "están sujetos a la disponibilidad diaria que tenga Venezuela para la recepción de sus connacionales, la cual, a la fecha, está fijada en 200 personas por el Puente Internacional Simón Bolívar, en Villa del Rosario – Norte de Santander y 100 personas por el Puente Internacional José Antonio Páez, en Arauca". 

La comunicación señala además que la medida "busca evitar la propagación del COVID-19 y proteger la salud de todas las personas que se encuentran dentro del territorio nacional".

El organismo recalcó la orden de acatatar las medidas para evitar el contagio y alertó: "Aquellos ciudadanos venezolanos que sean sorprendidos violando la medida de aislamiento obligatorio sin ningún tipo de autorización serán sujetos de sanciones administrativas y penales". 

Hasta la fecha, informa la entidad, 12.000 ciudadanos venezolanos han regresado a su país.

Por su parte, el Ministerio de Salud confirmó el miércoles 6.207 contagios y 278 fallecidos, en Colombia, a causa de la COVID-19.

El Mundo al Día