En una acción largamente esperada, el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf se dirigirá a su nación el sábado. Se prevé que el discurso se refiera a las gestiones del gobierno para combatir la violencia religiosa y la militancia extremista.

India acusa al organismo de inteligencia pakistaní y a dos grupos militantes islámicos del fatídico ataque perpetrado contra el Parlamento indio el mes pasado.

En semanas recientes, ambos países han movilizado tropas en su frontera común. India exigió que Pakistán adopte acciones contra los dos grupos islámicos y entregue a 20 individuos sospechosos de terrorismo en territorio indio.

El secretario de Estado, Colin Powell, visitará India y Pakistán la semana próxima para tratar de reducir la amenaza de una guerra entre ambos rivales nucleares.