Un ex agente de inteligencia libio sentenciado a cadena perpetua por su rol en el atentado explosivo de 1988 contra un avión estadounidense sobre Lockerbie, Escocia, apeló su condena.

Los abogados de Abdel Basset al-Megrahi dijeron que planean presentar nueva evidencia durante una audiencia que se inició hoy ante un panel de jueces de apelación escoceses en Holanda.

El año pasado, una corte especial escocesa declaró a al-Megrahi culpable de colocar una bomba en un avión de Pan Am, la cual causó la muerte de las 259 personas a bordo y 11 en tierra.