El presidente Bush propuso duplicar prácticamente el monto de dinero que el gobierno de Estados Unidos gasta en la prevención de atentados terroristas en el interior del país, y en la preparación para un eventual ataque de ese tipo.

En un discurso pronunciado ante los alcaldes y funcionarios de condados de Estados Unidos en la Casa Blanca, Bush propuso que gran parte de los 38 mil millones de dólares que intenta conseguir sean destinados a impulsar las labores de la policía local, los bomberos y los equipos médicos de emergencia.

El mandatario dijo que el dinero también permitiría aumentar de manera importante el monto destinado al resguardo de las fronteras de Estados Unidos, el combate contra el terrorismo biológico y el mejoramiento de la seguridad en el transporte.

El presidente afirmó que el dinero se necesita porque Estados Unidos aún está siendo atacado por quienes le temen a la libertad.