Un fuerte terremoto sacudió el sur de las Filipinas y dejó un saldo de al menos 11 muertos y más de 15 heridos.

Funcionarios locales dijeron que el movimiento telúrico, que tuvo una magnitud de 6,8 en la escala de Richter, estremeció la sureña isla de Mindanao.

Algunas personas que fueron despertadas por el fuerte ruido y corrieron a las calles presas del pánico.

Trozos de edificaciones que cayeron durante el terremoto, provocaron la mayoría de las muertes. La energía eléctrica quedó interrumpida en varias ciudades de Filipinas.