Aviones de guerra de Estados Undios atacaron hoy objetivos de la red al-Qaida y el Talibán en las montañas del este de Afganistán, mientras más soldados afganos y tanques avanzan hacia la línea de vanguardia.

La acción tuvo lugar un día después que cientos de soldados estadounidenses retornaron de la región donde los ataques aéreos mantienen presión sobre combatientes enemigos, aun escondidos en las cuevas y túneles de la provincia de Paktia.

Un militar estadounidense dijo que probablemente no haya más de un remanente de 200 combatientes de al-Qaida y el Talibán en las montañas. Agregó que aunque ahora hay menos grupos de resistencia, la operación continuará hasta que las autoridades estén convencidas de que se han derrotado a todos los combatientes.