Arthur Andersen, una de las principales firmas de auditorías de Estados Unidos, fue acusada de obstrucción a la justicia en el caso que involucra la quiebra de su ex cliente, la gigante empresa comercializadora de energía, Enron.

Fiscales federales anunciaron ayer la acusación, entregada por un gran jurado en Houston, Texas. El documento señala que Arthur Andersen destruyó evidencia relacionada con la investigación federal del colapso de Enron, ocurrido el año pasado.

La acusación fue anunciada luego de que funcionarios de Andersen senegaran a cumplir con la fecha límite impuesta por el Departamento de Justicia para que se declarara culpable de los cargos.

La firma, con sede en Chicago, emitió un comunicado calificando la acusación como un enorme abuso de poder por parte del gobierno.