Las autoridades colombianas investigan una serie de explosiones ocurridas en el área de Bogotá, y que han aumentado los temores de nuevos ataques guerrilleros.

Las autoridades fueron puestas en alerta ayer, después que un automóvil, con un cadáver en su interior, estalló en una carretera cerca de Bogotá y mató a dos policías expertos en explosivos.

Funcionarios dijeron que la explosión ocurrió cuando los policías intentaron desactivar una bomba que había sido colocada en el automóvil abandonado. Las autoridades descubrieron el vehículo en un área rural, 35 kilómetros al sur del capital colombiana.

Por otra parte, una explosión ocurrió cerca del Palacio Presidencial. Tres personas resultaron heridas, incluída una niña de seis años. Se informó de varias explosiones más ayer, en los alrededores de Bogotá.

Nadie se ha atribuído la responsabilidad de los incidentes, pero el jefe de la policía, general Luis Ernesto Gilibert, dijo que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC son las responsables.