La atribulada empresa auditora Arthur Andersen, que enfrenta cargos criminales relacionados a la destrucción de documentos de Enron, fusionará su unidad británica con la rival Deloitte Touche.

El servicio de noticias Bloomberg informa que Andersen emplea en Gran Bretaña más de seis mil personas y ha estado en el país desde 1845.

Bloomberg agrega que la medida es un golpe para la auditora KPMG, que tenía la esperanza de aumentar su actividad comercial británica al fusionarse con Andersen.

Andersen, con sede en Chicago, ha perdido varios clientes debido al escándalo Enron. Esta semana, el principal auditor de Andersen se declaró culpable a un cargo de obstrucción de justicia relacionado al colapso de Enron.