Catorce activistas del grupo ambientalista Greenpeace fueron puestos en libertad bajo fianza ayer, después que subieron ilegalmente a un buque de carga en Miami -que según dijeron- transportaba caoba brasileña prohibida.

Los acusados son ciudadanos de Estados Unidos, Canadá, Suecia, y Dinamarca. Los ambientalistas fueron acusados de subir ilegalmente a una nave y resistirse a funcionarios federales. Un fotógrafo independiente también fue acusado. Los activistas afirman que el barco estaba cargado de madera de caoba cortada ilegalmente en la selva amazónica en Brasil. El barco no ha sido descargado, y no está claro en que consiste la carga.;