Una corte federal en las cercanías de Washington, D.C., sentenció al convicto espía Robert Hanssen a pasar el resto de su vida en prisión.

El ex agente del FBI en desgracia se declaró culpable en una corte de Alexandria, Virginia, en julio del año pasado, de pasar información secreta a Moscú en un período de 20 años. Las autoridades dijeron que el Kremlin le prometió a Hanssen más de un millón de dólares en efectivo y diamantes.

Durante su sentencia, Hanssen expresó verguenza por sus acciones. Hanssen podría haber recibido la pena de muerte por sus acciones, pero alcanzó un acuerdo de cadena perpetua sin libertad provisional por cooperar con las autoridades durante la investigación en su contra.