Las ventas al detalle en Estados Unidos se elevaron el mes pasado en un 1,2 por ciento, proporción mayor a la prevista.

El incremento fue producto de un mayor gasto de los consumidores en automóviles, gasolineras, y grandes tiendas, incluyendo la mayor tienda de venta al detalle, Wal-Mart.

El Departamento de Comercio informó que se trata del mayor aumento registrado desde octubre, mientras el gasto en la economía estadounidense no da mayores signos de desaceleración. Los gastos de consumo son importantes debido a que corresponden a unos dos tercios del crecimiento de la economía de Estados Unidos, que se recupera de una recesión.

Las 11 rebajas aplicadas por la Reserva Federal a las tasas de interés el año pasado ayudaron a reducir el precio de los préstamos de consumo y a elevar el gasto.