El gobierno argentino desembolsó este lunes 680 millones de dólares para cancelar una deuda con el Banco Mundial que vence el miércoles, informó el Ministerio de Economía.

Los fondos utiizados provinieron de las reservas del Banco Central, específicamente de fondos que habían sido prestados por organismos internacionales para engrosar las divisas de la autoridad monetaria el año pasado.

La agencia de noticias Reuters informa que el pago de 680 millones de dólares corresponde al primer vencimiento del préstamo de emergencia por dos mil 500 millones de dólares que otorgó al país el Banco Mundial en 1998.