A pedido de un legislador, el inspector interno del Departamento de Estado analiza la actuación de los diplomáticos estadounidenses durante el golpe de estado contra el presidente venezolano Hugo Chávez, en abril.

El senador demócrata Christopher Dodd, de Connecticut, acusó a la administración Bush de permanecer en silencio durante “una acción ilegal contra un gobierno”. El presidente Bush negó las críticas de que actuó lentamente al condenar el golpe de estado y rechazó la sugerencia de que ello socavó su credibilidad en la región.

Una portavoz del Departamento de Estado informó que el inspector general encabeza la revisión de actividades del Departamento y de los funcionarios de la embajada en Venezuela para determinar si estuvieron acordes con la política estadounidense.