Los votantes holandeses van hoy a las urnas para participar en las elecciones parlamentarias ensombrecidas debido al reciente asesinato de un líder de la extrema derecha.

Encuestas de opinión pública predicen que el partido de oposición Demócrata Cristiano ganará la mayoría de los escaños del Parlamento. Pero también muestra una fuerte presencia en las urnas del partido anti inmigrante del malogrado político Pim Fortuyn. Los resultados de las encuestas también muestran un descenso del apoyo al Partido Laborista del primer ministro Win Koks.