El Banco de Inglaterra informó que la economía británica se recupera más rápido de lo previsto, sugiriendo que para controlar una posible inflación, podría elevar la tasa de interés clave, que se mantiene en el nivel más bajo de los últimos 38 años.

El instituto emisor agregó que la tasa de crecimiento anual subirá a 3 por ciento hacia fin de año, revisando así su proyección previa que indicaba una expansión de 2,4 por ciento.

En su informe trimestral, el Banco Central Británico indicó que la recuperación de Estados Unidos está respaldando el crecimiento en Gran Bretaña, aunque advirtió que está dispuesto a luchar contra la inflación si es necesario.