La isla de Okinawa conmemora el trigésimo aniversario de su retorno a control japonés, con uno pedido para reducir la presencia militar estadounidense.

El gobernador de Okinawa, Keiichi Inamine, dijo a los reporteros que continuará argumentando que el resto de Japón debería compartir la carga de ser anfitrión de las tropas estadounidenses.

Okinawa tiene menos del uno por ciento del total del territorio japonés, pero alberga a 26 mil militarers de Estados Unidos, más de la mitad de las tropas estadounidenses en suelo japonés.

La isla estuvo bajo control estadounidense desde fines de la Segunda Guerra Mundial hasta 1972.