El Fondo Monetario Internacional dio a Argentina una extensión de un año, para cumplir con un pago de 130 millones de dólares en deuda que se vencen la semana próxima.

La extensión es la segunda desde que Argentina incumplió 95 mil millones de dólares de bonos en diciembre del año pasado.

Argentina está tratando de lograr un financiamiento alterno y excepciones para poder cumplir futuros pagos a instituciones multilaterales.

El gobierno argentino dice que no quiere incumplir en el pago a organismos multilaterales, mientras negocia dinero fresco con el Fondo Monetario Internacional.

Ayer, el Congrseo argentino aprobó cambios a una ley de bancarrota que el FMI exigió como condición para futura asistencia financiera.