Cerca de 400 personas han muerto en la India, mientras el país continúa soportando una ola de calor con temperaturas que alcanzan los 47 grados Celsius desde hace una semana.

La mayoría de las muertes se debieron a deshidratación. Gran parte de las muertes ocurrieron en la costa sureste del país, en el estado de Andhra Pradesh.

Funcionarios paquistaníes también reportaron varias muertes, como resultado de esta ola de calor.