La asesora de seguridad nacional del presidente Bush, Condoleezza Rice, dijo que la Casa Blanca sabía sobre la posibilidad de un posible complot para realizar secuestros antes del 11 de septiembre, pero no tenía suficiente información para impedirlos.

Rice dijo que no había forma de predecir que los terroristas estrellarían aviones secuestrados contra el Centro Mundial de Comercio y el Pentágono. Sus comentarios surgieron después que la Casa Blanca reconoció que el presidente Bush había recibido un informe de inteligencia en agosto del año pasado sobre posibles secuestros por parte de seguidores de Osama bin Laden. La revelación generó exigencias de que se brinde más información sobre lo que se sabía antes de los ataques.