La Unión Europea llevó a cabo su primer debate sobre una controversial propuesta destinada a preservar los peces reduciendo la pesca por parte de las flotas europeas en un 10 por ciento.

Aproximadamente una docena de activistas del Fondo Mundial de Fauna Silvestre vestidos de peces saludaron este martes a los ministros de la Pesca de la Unión Europea en Luxemburgo para expresar apoyo al plan. Sin embargo, los principales estados pesqueros de Europa, Francia, España y Portugal, prometieron luchar contra los propuestos cambios a la Política Común de Pesca, indicando que las reformas costarán decenas de miles de puestos laborales.

La nuevas propuestas a esa polítca, entre otras cosas, detendría los subsidios a la pesca.