El gigante francés de medios de prensa Vivendi Universal se encuentra en caos este martes, después que su presidente Jean Marie Messier anunció su renuncia, y el Servicio de Inversionistas Moody rebajó la calificación de crédito de la compañía a niveles de “bonos basura”.

En una entrevista con el diario francés Le Figaro, Messier dijo que renunciará, después que le aseguraron que su sucesor será un francés. La Junta Directiva de Vivendi se reunirá mañana, y se espera que nombre el nuevo presidente de la empresa.

Las acciones de Vivendi, el segundo mayor grupo de medios del mundo, cayeron un 33 por ciento después que un artículo en el diario francés Le Monde cuestionó las prácticas contables de la compañía.