En los aeropuertos de EEUU se están tomando medidas de seguridad adicionales a raíz del mortal tiroteo ocurrido el 4 de julio en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles.

La Administración para la Seguridad en el Transporte colocará agentes uniformados y de civil en los mostradores de venta de boletos, donde antes no se habían tomado medidas de seguridad más estrictas.

El Día de la Independencia --el jueves pasado-- un inmigrante egipcio, Hesham Mohamed Hadayet, abrió fuego en el mostrador de la línea aàea de Israel, El Al, en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles, matando dos personas antes de ser muerto a tiros por un agente de seguridad.