Las autoridades paquistaníes anticipan potenciales represalias de extremistas religiosos debido al veredicto dado a conocer hoy según el cual cuatro militantes islámicos fueron hallados culpables de secuestrar y asesinar al periodista estadounidense Daniel Pearl. El líder del complot, Ahmed Omar Sheikh, fue sentenciado a la horca.

La corte ordenó cadena perpetua para tres paquistaníes cómplices de Omar, lo que en Pakistán en realidad significa no más de 25 años en prisión. Los abogados de la defensa dijeron que apelarán.

En una declaración, un desafiante Jeque Omar dijo que quienes ordenaron su muerte sufrirán venganza. Familiares de los sentenciados dijeron que el veredicto se debe a la alianza de Islamabad con Washington.