El Presidente Bush envió al Congreso una nueva estrategia de seguridad nacional para evitar nuevos ataques terroristas y minimizar daños que puedan ocurrir en un potencial atentado.

En un breve discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, esta mañana, Bush dijo que que se necesita tomar decisiones de peso para reorganizar la estructura del gobierno federal y dejar a un lado los conflictos de autoridad y jurisdicción de los distintios organismos.

La nueva estrategia nacional daría al presidente la facultad de reorganizar las entidades federales.

Bush instó a ambas cámaras del Congreso a que debatan su propuesta de un Departamento de Seguridad Nacional antes del receso que los legisladores tomarán a principios de agosto.