Palestinos armados vestidos con uniformes israelíes detonaron una bomba cerca de un autobús en Cisjordania, y luego abrieron fuego contra los pasajeros que escapaban.

Un mínimo de siete personas murieron a tiros. Otras 25 personas resultaron heridas.

El ataque ocurrió a la entrada del asentamiento judío ultraortodoxo de Emmanuel, ubicado entre las ciudades cisjordanas de Qalqilya y Naplusa.

Según las autoridades, la explosión obligó al autobús a detenerse cuando los tres sujetos armados ametrallaron a los pasajeros para luego escapar.

Las autoridades israelíes buscan a los responsables. El ataque tuvo lugar momentos antes de que representantes de EEUU, Rusia, la Unión Europea y la ONU se dieran cita en Nueva York para analizar un plan de paz para el Medio Oriente.