El presidente colombiano Alvaro Uribe se comprometió nuevamente a luchar contra los rebeles marxistas, 24 horas después que 19 personas perecieron por ataque con morteros en Bogotá, durante la toma de posesión de mando del nuevo mandatario.

Durante una visita a la ciudad de Valledupar, ayer, Uribe exhortó a un millón de civiles a que dejen el miedo a un lado y utilicen radios provistos por el gobierno para reportar movimientos de los rebeldes y planes en sus áreas locales.