El nuevo presidente de Colombia Alvaro Uribe declaró estado de conmoción interior tras los hechos de violencia que han cobrado más de 100 vidas desde que asumió el cargo hace cinco días.

Uribe invocó una provisión de la constitución colombiana que le permite suspender los derechos civiles en caso de una amenaza a las instituciones del país.

Uribe también anunció planes para recolectar un impusto de emergencia que ayude a financiar el redimensionamiento de su fuerza militar.

La medida, que entró en efecto inmediatamente, fue tomada luego de una reunión de gabinete, de emergencia, anoche, para analizar cómo responder a la ola de violencia que ha tenido lugar en todo el país.