El presidente mejicano Vicente Fox canceló una gira a Texas y una entrevista con el presidente Bush programada para las próximas semanas como protesta a la ejecución de un ciudadano mejicano hallado culpable de asesinato.

Un portavoz del mandtario mejicano calificó la decisión de Fox de un rechazo inequívoco a la ejecución de Javier Suárez Medina.

Javier Suárez Medina fue ejecutado ayer por inyección letal por haber asesinado a tiros a un policía antidrogas de Dallas, en 1988.

El gobierno mejicano y Naciones Unidas habían solicitado aplazar la ejecución argumentando que los derechos de Suárez fueron violados porque al momento de su arresto no se le informó que --según acuerdos internacionales-- tenía derecho a asistencia legal del consulado mejicano.

Por su parte la Casa Blanca dijo que el Presidente Bush respeta a Fox y que espera reunirse con él en una próxima ocasión.