La organización Amnistía Internacional acusó a Gran Bretaña de graves abusos contra los derechos humanos en el tratamiento de presuntos terroristas, desde los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

En un informe publicado el jueves, el grupo defensor de los derechos humanos se lanzó contra lo que calificó como las duras condiciones físicas en la que los sospechosos han sido mantenidos en las prisiones de alta seguridad.

La instancia llamó a cambiar las leyes británicas antiterrorismo, que permite a las autoridades detener de manera indefinida a extranjeros sospechosos de estar involucrados en actos terroristas.

El informe también critica el tratamiento que funcionarios británicos y estadounidenses han dado a siete prisioneros británicos que son mantenidos en custodia en la base naval estadounidense de la Bahía de Guantánamo, en Cuba.

El grupo indicó que a los prisioneros se les ha negado el estatus de prisioneros de guerra y el acceso a asistencia legal durante los interrogatorios efectuados por funcionarios británicos y estadounidenses.