Un coche bomba con una poderosa carga explosiva estalló en una zona céntrica de Kabul, la capital afgana, causando la muerte de por lo menos 15 personas e hiriendo a más de veinticinco.

Según testigos, las explosiones -una tras otra-- ocurrieron en una concurrida zona cerca del Ministerio de Información y Cultura.

El primer estallido procedió de una bomba adherida a una bicicleta. La segunda y más poderosa explosión fue detonada desde un automóvil, luego que la gente se aglomerara para ver qué había sucedido.

Hasta el momento, nadie se ha atribuido responsabilidad por ambos atentados. La policia de Kabul, sin embargo, responsabiliza a la red terrorista al-Kaida que dirige Osama bin Laden.