Un funcionario militar de Estados Unidos en Afganistán dijo que atacantes desconocidos dispararon cohetes y pequeñas armas a fuerzas especiales estadounidenses en una región del este del país, cerca de la frontera con Pakistán.

El coronel Roger King indicó que ningún estadoundiense resultó herido en el incidente en la base cerca de la población de Lwara. El militar dijo que las fuerzas estadounidenses respondieron al ataque con morteros y ametralladoras y pidieron apoyo aéreo que arrojó cuatro bombas.

Los ataques con cohetes a bases de Estados Unidos en el este y el sur de Afganistán son hechos casi diarios.