El presidente Bush se comprometió a utilizar recursos federales para ayudar a las autoridades locales a investigar una serie de ataques cometidos por francotiradores en la zona metropolitana de Washington, D.C.

En una declaración emitida el lunes por la noche, Bush dijo que expertos en peritaje criminal del FBI y analistas balísticos federales proveeran asistencia a las autoridades locales.

El anuncio fue hecho después de que un niño de 13 años fue gravemente herido el lunes, cuando estaba en las afueras de una escuela en un suburbio del estado de Maryland. El joven se encuentra en estado crítico.

Según la policía, la evidencia balística del reciente ataque ha sido vinculada con otros ataques ocurridos la semana pasada en los alrededores de Washington, en las que cinco personas murieron y una resultó gravemente herida.