La policía del área de Washington busca intensamente a un francotirador que ha asesinado a 8 personas en la última semana y media cerca de la capital del país. Otras dos personas están gravemente heridas de bala.

Las autoridades están investigando más de mil 200 pistas y han establecido una línea telefónica únicamente para atender las llamadas del público.

Agentes federales han recibido más de seis mil llamadas en días recientes, de las cuales más del 20% han producido lo que según la policía son pistas creíbles.

Entretanto el Pentágono está verificando sus expedientes para recabar listas de ex-soldados que sean expertos francotiradores y que tengan problemas mentales.

Uno de los asesinatos ocurrió en Washington, el resto en diferentes condados de los estados de Maryland y Virginia.

Los crímenes han sido llevados a cabo con un rifle de alto poder, probablemente a larga distancia de sus objetivos.

La mayoría de las víctimas --hombres y mujeres de distintas edades y razas-- se encontraba realizando labores cotidianas frente a centros comerciales y estaciones de servicio, colocando gasolina en sus vehículos.