El presidente Bush realiza una gira de cinco días por 17 ciudades de Estados Unidos, haciendo campaña proselitista para los candidatos de su Partido Republicano que enfrentan un reñida elección el martes, en los comicios legislativos.

El resultado de la votación determinará cual de los principales partidos, Demócrata o Republicano, controlará el Congreso estadounidense.

El Partido Republicano actualmente es mayoría en la Cámara de Representantes, y busca obtener el control del Senado, donde los demócratas predominan por un escaño. La mayoría demócrata en la cámara alta está en peligro tras la muerte, la semana pasada, del senador liberal Paul Wellstone.