Funcionarios del partido demócrata acusan a los republicanos de hostigar a los electores en las comunidades afro-estadounidenses e hispanas, y de tratar de despojarles del derecho básico al voto.

Una portavoz del Comité Nacional Demócrata, aseguró que los republicanos intentaron intimidar a los electores de muchas maneras durante el día de la elección.

En las mesas electorales de Texas, dijo, los empleados republicanos trataron mal verbalmente a los electores hispanos. Y en la ciudad de Baltimore, en Maryland, los republicanos habrían distribuido panfletos con el día incorrecto de la elección en las comunidades de raza negra.

Marc Racicot, director del Comité Nacional Republicano, calificó las acusaciones de “desatinadas y descabelladas”. Y que los demócratas están recurriendo a lo que llamó una “estrategia desesperada” porque carecen de ideas y visión.