Funcionarios de la aerolínea Air France, dijeron que el piloto de un Concorde tuvo que descender siete mil metros durante un vuelo entre Nueva York y París cuando la nave experimentó problemas en una de sus turbinas, causando pánico entre los pasajeros.

Ninguno de los pasajeros resultó herido y la nave aterrizo sin problemas, el lunes, en un aeropuerto de París.

El piloto dijo que tuvo que descender cuando una de las turbinas del avión supersónico dejó de funcionar, y que voló a baja altura durante el resto de la travesía. El incidente ocurrió casi dos años y medio después de que un Concorde de la Air France se estrelló a pocos minutos de despegar de París, matando a todos los pasajeros y varias personas en tierra.