En Indonesia, la policía informó que ha estado interrogando a un “fuerte sospechoso” en conexión con los mortales atentados explosivos en la isla de Bali, el mes pasado.

El jefe de la policía nacional, D'ai Bachtiar, dijo a la prensa que el sospechoso, identificado como Amrozi, fue el último propietario del vehículo usado para cargar los explosivos y detonado frente a un club nocturno en Bali.

Ése fue el más poderoso de tres estallidos que sacudieron Bali el 12 de octubre, ocasionando la muerte de casi 200 personas.

El jefe de policía dijo que Amrozi admitió ser parte de un grupo responsable de realizar los ataques y afirmó que ha dado valiosa información a las autoridades.

Nadie ha asumido responsabilidad por el ataque.