Fiscales rusos dijeron que 128 personas murieron cuando separatistas chechenes capturaron un teatro en Moscú el mes pasado, 8 víctimas más de lo informado inicialmente.

El nuevo saldo mortal, revelado por la fiscalía de Moscú, incluye 120 rusos y 8 extranjeros.

Según fiscales, 5 de los rehenes perecieron de heridas de bala.

El presidente Vladimir Putin dijo ayer a un grupo de sobrevivientes del secuestro que Rusia sufrió una tragedia.

Durante una reunión con embajadores extranjeros, el mandatario ruso agredeció a gobiernos del exterior por su apoyo durante la crisis.