Una fiscal especial nicaragüense acusó formalmente al presidente Enrique Bolaños y al Vice Presidente José Rizo de fraude electoral y de conspirar para robar más de cuatro millones de dólares al gobierno.

La fiscal especial Blanca Salgado tomó la medida contra ambos funcionarios, ayer, una semana después de acusarlos de violar las leyes de financiamiento a las campañas electorales.

Los documentos presentados a la Corte Suporema de Nicaragua alegan que la campaña electoral de Bolaños, el año pasado, estuvo financiada con fondos ilegales.

La agencia de noticias Reuters informa que parte del dinero presuntamente provino de fuentes ilegales, algo insconstitucional según la Carta Magna del país centroamericano.

El presidente insiste en su inocencia y aseguró que renunciará a su inmunidad para enfrentar los cargos que se le imputan.

Bolaños también indicó que las acusaciones tienen el propósito de distraer la atención de los problemas legales de su predecesor, Arnoldo Alemán, quien fue destituido hace varias semanas de la Asamblea General por presuntamente haber robado cien millones de dólares del tesoro nacional.