El presidente Bush destacó la necesidad de una posición más enérgica y unificada contra Iraq, mientras los miembros de la OTAN se reunían en Praga, para una conferencia cumbre. La reunión se centrará en las nuevas amenazas que enfrenta la alianza. Detalles con María de los Angeles Franco.

El presidente George Bush dijo que si la voluntad colectiva del mundo es enérgica, es posible que Saddan Hussein deponga las armas pacíficamente.

“La posibilidad se vuelve más real si él entiende que hay una verdadera consecuencia”.

La corresponsal de la Voz de América Paula Wolfson informa desde Praga que en una conferencia de prensa con el presidente checo, Vaclac Havel, Bush enfatizó una vez más que, de una forma u otra, el líder iraquí será desarmado, pacíficamente o por la fuerza.

“Si él decide no deponer las armas, Estados Unidos encabezará una coalición de los que están dispuestos a desarmarlo”.

El presidente Bush agregó que la cumbre de Praga es una oportunidad para que la alianza se adapte para hacer frente a nuevas amenazas, particularmente el terrorismo mundial. El mandatario estadounidense dijo que la Guerra Fría ha terminado y que la OTAN debe cambiar.