El secretario de Estado adjunto James Kelly dijo que la administración Bush no ha tomado ninguna decisión final sobre el acuerdo nuclear de 1994 con Corea del Norte.

Kelly dijo que según Pyongyang el acuerdo fue anulado, y que Washington presume que es así.

El funcionario norteamericano acotó que la admnistración Bush no tiene prisa en tomar decisiones en relación al acuerdo, el cual ofrece a Corea del Norte ayuda energética a cambio de que ese país congele sus proyectos nucleares.

El reciente anuncio de Kelly según el cual Corea del Norte admitió poseer un programa de armas nucleares llevó a la suspensión de entregas de combustible a esa nación comunista.