La ex-esposa de un espía cubano pidió a una corte de Miami que se le haga entrega de un avión fumigador de la era soviética, en el que ocho migrantes cubanos desertaron a Cayo Hueso la semana pasada.

Los abogados de Ana Margarita Martínez dicen que ella quiere el avión como parte de pago de un acuerdo judicial por 27 millones de dólares, que se le otorgó por haberse casado --sin saberlo-- con un espía cubano.

Martínez dice que Juan Pablo Roque se casó con ella en 1995 como parte de una misión secreta del espía cubano. Después que éste huyó a Cuba en febrero de 1996, Martínez descubrió que la misión de Roque era infiltrar la comunidad cubana en el exilio.

Martínez demandó por daños civiles, argumentando que su matrimonio de 11 meses con Roque fue parte de un plan para engañarla. Cuba nunca respondió a la demanda, la cual Martínez ganó el año pasado.

Ahora que Martínez ha pedido la avioneta como parte de pago, funcionarios de la Florida dijeron que tendrán que consultar con las autoridades federales para determinar cómo manejar su solicitud.

La avioneta permanece vigilada en el aeropuerto de Cayo Hueso.