En Londres, el presidente sirio Bashar al Assad analizó el tema de Iraq con el Primer Ministro británico Tony Blair y concluyó que es posible evitar la guerra con Bagdad.

El mandatario sirio dijo que ve una buena cooperación del gobierno iraquí.

Blair dijo que Gran Bretaña y Siria no acordaron sobre cómo enfrentar a Iraq, pero que en su opinión, trabajar con Siria es el camino correcto para una resolución.

Siria se opone a cualquier acción militar contra Iraq.

Blair reiteró hoy que si Iraq viola su compromiso de abandonar armas de destrucción masiva, “habrá consecuencias”.

Assad ha dicho que cualquier ataque contra Iraq podría crear tierra fértil para el terrorismo en toda la región.