Estados Unidos y Japón trabajan estrechamente para neutralizar la crisis con Corea del Norte, en relación al programa nuclear de Pyongyang.

El secretario de Estado Colin Powell dijo que la situación es difícil y peligrosa, pero que Washington no firmará un pacto de no-agresión como lo exige Corea del Norte, y que Estados Unidos no realizará conversaciones hasta que Pyongyang desista de sus ambiciones nucleares.

Powell se entrevistó el lunes en Washington con el canciller japonés Yoriko Kawaguchi, quien dijo que Tokio mantendrá un canal diplomático abierto con Corea del Norte, lo cual podría resolver temas fundamentales de seguridad.

Corea del Norte ha dicho que un pacto de no-agresión es la única forma de evitar una guerra en la península coreana.