Yugoslavia ha sido reemplazada por un nuevo país, llamado Serbia y Montenegro.

El martes, legisladores yugoslavos aprobaron una Carta Magna para el nuevo estado, el cual será una unión de dos repúblicas semi-independientes, con más autonomía.

La capital serbia, Blegrado, continuará siendo la capital del nuevo país. Sin embargo, algunas instituciones conjuntas tendrán su sede en Podgorica, la capital montenegrina.

Serbia y Montenegro compartirá defensa y política exterior, pero sus signos monetarios, economía y sistemas de aduanas quedarán separados.